fbpx

Trucos y consejos para ahorrar en calefacción

Llega el invierno y con él las facturas energéticas elevadas debido al consumo en calefacción. Sin embargo, aplicando unos sencillos consejos podemos conseguir estar a gusto en casa y reducir el importe de lo que pagamos de luz y/o gas.

revisa la caldera

Puedes tener una caldera de gas natural, de propano, de gasoil… no importa. Asegúrate de que la revisas cada año.

Muchas veces notamos que la calefacción no calienta como debería y para compensarlo subimos la temperatura, con el consiguiente aumento del consumo energético. Sin embargo, con frecuencia esa baja potencia de la calefacción se debe a una mala combustión de la caldera.

Si la revisamos periódicamente nos aseguramos de que está en óptimas condiciones y que no va a ser la responsable de que gastemos más.

En caso de que tu caldera sea vieja y empiece a dar problemas, quizá deberías valorar cambiarla por una más eficiente e incluso ecológica. Con el ahorro que consigues recuperas la inversión en poco tiempo.

PURGA LOS RADIADORES

Otro de los motivos por el que podemos notar que los radiadores no calientan lo suficiente es debido a que puede haber aire en los mismos. Purgar el circuito al principio de la temporada invernal es una operación que no te llevará más de 10 minutos y que te puede ahorrar unos cuantos euros.

Además, evita taparlos con muebles, ya que esto disminuye la cantidad de calor que transmiten a la habitación. Tampoco los uses para tender.

ASEGÚRATE DE QUE LA CASA ESTÁ BIEN AISLADA

Puertas y ventanas son el principal punto de fuga de calor de la vivienda. Con independencia del material en el que estén fabricadas, es normal que con el paso del tiempo dejen de ajustar a la perfección y aparezcan filtraciones de aire.

Si el problema no es grave, lo podemos solucionar de forma casera con burletes. Se pegan en los marcos de puertas y ventajas y consiguen un cerramiento más estanco, impidiendo que el calor se escape hacia el exterior.

AJUSTA LA TEMPERATURA DE LA CALEFACCIÓN

La temperatura de confort está entre 19 y 21º C, lo que implica que no deberíamos subir el termostato por encima de estas cifras. Por cada grado que lo hagamos, estaremos consumiendo más energía y además notaremos que el ambiente empieza a resecarse.

Si consideras necesario dejar la calefacción encendida por la noche (solo recomendable si vives en un sitio muy frío), recuerda bajarla un par de grados más y dejarla entre 15 y 17º C.

El objetivo es que consigas una temperatura que te permita estar cómodo en casa pero sin prescindir de ropa de abrigo como un jersey. Si quieres ahorrar en calefacción, olvídate de estar en casa en manga corta en pleno invierno.

Diferentes temperaturas para cada estancia

Seguramente hay espacios de tu casa a los que no les das mucho uso, como la buhardilla o la habitación de invitados. Calentar estas habitaciones cuando no las estás usando supone un gasto extra que no es necesario que asumas.

Si colocas válvulas termostáticas en los radiadores podrás elegir la temperatura óptima para cada habitación e incluso apagar fácilmente aquellos radiadores que están en habitaciones que no usas.

Apuesta por la domótica

Una pequeña inversión en domótica puede suponer una gran diferencia en el consumo energético. Si cambias tu termostato tradicional por uno digital podrás controlar la calefacción de casa de forma remota e incluso programarla.

Así no es necesario que tengas la calefacción encendida todo el día, puedes programarla para que se encienda todos los días una hora antes de que llegues a casa. E incluso puedes programar la hora de apagado, así no te la dejarás encendida por descuido.

Por otro lado, instalar un motor programable en las persianas e incluso en las cortinas te ayuda a facilitar la entrada del sol durante las horas en que más brilla y aumenta el aislamiento de la casa una vez que el sol se ha ido, al bajarse las persianas y cerrarse las cortinas automáticamente sin que tengas que hacer nada.

No abuses de la ventilación

Ventilar la casa cada día es esencial, pero en invierno no hay que abusar de ello. Dejar las ventanas abiertas 10 minutos cada mañana es más que suficiente para que el aire de la casa se recicle y la temperatura interior no baje demasiado.

Escoge bien la decoración

Algo tan sencillo como una decoración confortable puede hacer que te sientas mucho mejor en casa y disminuya la sensación de frío. Para el invierno escoge tonos más cálidos para los textiles y no te olvides de poner alfombras.

Con estos sencillos consejos consigues que tu hogar sea confortable durante todo el invierno y además ahorras. ¿Los has probado?

[gem_textbox]

En Navacasa te escuchamos atentamente para identificar tus necesidades, y analizamos cómo podemos ayudarte, ofreciéndote un servicio personal y adecuado a tu caso concreto. Somos una empresa totalmente orientada a las personas.  Ven, conócenos y verás porqué somos diferentes  navacasa.es

[/gem_textbox]