fbpx
Errores a evitar antes de comprar tu primera casa

Comprar una casa siempre es motivo de ilusión, y mucho más si se trata de la primera vivienda. Sin embargo, cometer ciertos errores puede dar lugar a que pasada la emoción de los primeros días aparezcan inconvenientes que nos impidan disfrutar como es debido de nuestro nuevo hogar.

Queremos ayudarte a que la elección de tu casa sea todo un éxito, por eso, aquí tienes algunos consejos para evitar los errores más habituales que se suelen cometer al comprar la primera vivienda.

No fijar un presupuesto o saltárselo

El préstamo hipotecario es la principal deuda de las familias españolas. Esto no es de extrañar, ya que resulta muy complicado ahorrar tanto como para poder pagar una vivienda sin financiación externa, así que en la mayoría de los casos hay que recurrir a los bancos.

Lo que no debes olvidar nunca es que cuanto más dinero pidas más intereses vas a pagar, así que ajusta al máximo tu presupuesto.

Es importante que tengas algo de dinero ahorrado antes de ponerte a buscar vivienda, ya que los bancos suelen acotar la financiación ofrecida al 80% del precio de venta o de tasación. Los supuestos de financiación al 100% están muy limitados y si te la conceden es posible que te exijan más garantías.

Calcula bien lo que puedes pagar, incluyendo los gastos adicionales (principalmente impuestos y gastos de tasación), y tendrás un presupuesto que debe operar siempre como límite máximo. Si te lo saltas, lo más seguro es que unos meses después te arrepientas, cuando compruebes que tu situación económica es más complicada de lo que creías que iba a ser cuando decidiste saltarte el presupuesto.

NO FIJAR UN PRESUPUESTO O SALTÁRSELO
No revisar bien la vivienda

Cuando vas buscando casa y un inmueble te gusta de repente todo parece maravilloso, pero no te dejes cegar por la ilusión.

Antes de comprar una casa es conveniente que hagas una buena revisión de las instalaciones. Si es nueva, antes de la entrega de las llaves te dejarán verla para que revises los posibles desperfectos, toma nota de todos ellos para que te los reparen.

En el caso de una vivienda de segunda mano no vas a tener garantía más allá de los 6 meses establecidos para reclamar por vicios ocultos, así que es todavía más importante que te asegures de que no hay desperfectos importantes. Incluso sería recomendable que la inspección la realizara un profesional, así te ahorrarás muchos disgustos y mucho dinero de cara al futuro.

No pensar en el futuro

Una casa es una gran inversión y cambiar de vivienda no es tan fácil como parece, así que es mejor que pienses a largo plazo.

Puede que ahora solo vayáis a vivir dos en la casa, pero si tenéis previsto ampliar la familia siempre es mejor escoger una vivienda que tenga más de una habitación. En caso contrario, corréis el riesgo de que vuestra casa os deje de resultar útil antes de lo esperado.

Quedarse con la primera opción

Es cierto que ver muchas casas a veces no es recomendable, puesto que el comprador se siente un tanto aturullado y no sabe qué elegir, pero tampoco hay que conformarse con lo primero que se ve.

Es importante tener claro desde el principio qué tipo de vivienda se busca y cuál es el presupuesto. Un buen agente inmobiliario puede hacer una selección de viviendas en base a esos criterios, de modo que puedas ver varias casas que se ajustan a lo que necesitas, pero sin llegar nunca a ser demasiadas.

Quedarse con la primera opción
No negociar el precio

No importa si le vas a comprar tu casa a un promotor, a un particular o incluso a un banco, siempre hay margen para la negociación. Aunque la vivienda esté dentro de tu presupuesto no tiene nada de malo que intentes conseguirla por un precio más bajo. Lo que te ahorras puedes invertirlo después en alguna pequeña reforma, en muebles, etc. así consigues que tu nivel de endeudamiento sea más bajo.

No conocer bien la zona

Si te vas a mudar de barrio, o incluso de ciudad, es conveniente que antes de comprar conozcas bien la zona. No son pocos los que tras comprar su primera casa descubren que no están a gusto en su nuevo barrio.

Podrías plantearte incluso vivir unos meses de alquiler en esa zona en la que quieres comprar para ver si de verdad te vas a adaptar a ella. Así, si no te gusta, no estarás atado por una hipoteca de miles de euros.

No tomarse un tiempo para reflexionar

Si vas a dejar de vivir con tus padres, o quieres olvidarte del contrato de alquiler, es normal que tengas cierta prisa por encontrar la vivienda de tus sueños y empezar a vivir en ella, pero recuerda que las prisas nunca son buenas consejeras.

Incluso en el caso de que hayas visto algo que te gusta mucho, tómate algo de tiempo para evaluar todo lo que implica pasar a ser propietario de una vivienda: pago de una hipoteca, pago de cuotas de comunidad, impuestos, adaptarse a un nuevo vecindario, etc.

En definitiva, darte tiempo para tomar la decisión y consultar toda la información disponible es la mejor manera de que la compra de tu primera vivienda sea todo un éxito.

[gem_textbox]

En Navacasa te escuchamos atentamente para identificar tus necesidades, y analizamos cómo podemos ayudarte, ofrediéndote un servicio personal y adecuado a tu caso concreto.Somos una empresa totalmente orientada a las personas. Ven, conócenos y verás porqué somos diferentes navacasa.es

[/gem_textbox]